BIENVENIDAS / OS a Los Amigos de los Iberos

Número de Noviembre:  11 -11 -2003


 

El Museo Ibero será un edificio moderno modular y la cárcel quedará testimonial

 

Dos arquitectos madrileños expertos en rehabilitación ganan el concurso internacional de ideas convocado por la Junta con un proyecto que «difumina la iconografía» del presidio. El edificio tendrá 9.000 metros cuadrados, incluirá un auditorio y salas para exposiciones temporales y se iniciará en 2005 salvo complicaciones, según garantizó ayer la Consejera Carmen Calvo

 

5 de noviembre de 2003

 

 

Alzado con los muros de la cárcel en gris oscuro  y los pabellones nuevos en gris claro

 

 

Más nuevo que viejo. El edificio del futuro Museo Ibero conservará sólo de forma testimonial la antigua prisión, cuyas paredes se utilizarán para formar un enorme recibidor central que acogerá a los visitantes y desde el cual se entrará, a izquierda y derecha, a altos pabellones de varias plantas y arquitectura contemporánea que albergarán las esculturas iberas. Desaparece pues la fachada de la cárcel, en la que se habilitará una explanada de entrada, así como el perímetro carcelario y la torre central, que conforman su fisonomía exterior actual.

Así lo decidió ayer el jurado del concurso internacional de ideas, integrado por arquitectos de reconocido prestigio y liderados por el reputado arquitecto Rafael Moneo, arquitecto del Museo Romano de Mérida, apuntó que, «afortunadamente para Jaén, el arte ibero no tiene nada que ver con el romano, pues constituye un episodio de la historia del arte muy singular en el que las influencias orientales y de otras fuentes lo separan».

Moneo añadió que los pliegues de las túnicas romanas parecen reclamar sombras, mientras que los volúmenes redondeados de las figuras iberas se convierten ellos mismos en emisores de la luz. «El mundo romano tiene un ámbito de presentación artística muy distinto al ibero. También declaró que el trabajo de los dos últimos días de «bastante duro y espinoso, hasta saber cuál era la dirección», es decir, qué relevancia debería tener el antiguo edificio penitenciario.
Un debate de calado social en Jaén, con detractores y partidarios. Entre los primeros, el Ayuntamiento, por ejemplo, partidario de tirar la cárcel y hacer un edificio totalmente nuevo, y entre los segundos, la Junta de Andalucía, que denominó al concurso de 'rehabilitación de la antigua prisión provincial'. El hecho de que algunos proyectos presentados obvien del todo la cárcel (uno de los que obtuvo accésit) demuestra a juicio de la consejera de Cultura, Carmen Calvo, que «no había una idea apriorística de mantenerla o no», según señaló.

El jurado se inclinó finalmente por el proyecto «que menos mantiene la huella de la cárcel», firmado por los arquitectos Javier Marato Ramos y Álvaro Soto Aguirre, profesores de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid y autores de obras como la Pista de Hielo de Majadahonda (finalista en la IV Bienal de Arquitectura Española) y especializados en rehabilitar edificios, como el Auditorio de Soria en el antiguo Palacio de la Audiencia o la biblioteca del Convento de los Filipenses de Alcalá de Henares.

Arquitectos que han ganado varios premios y que, según la consejera, tienen una larga experiencia y solvencia. «Lo que me tranquiliza, pues hacer un museo no es fácil», agregó con la mente puesta en el Museo Picasso, inaugurado hace una semana. Por eso, el próximo año, mientras se redacta el proyecto de obra, se harán las excavaciones arqueológicas, ya que es muy probable que aparezcan resto de interés. Si no es así, la consejera aseguró que en 2005 se presupuestará la primera partida para iniciar la obra. El edificio tendrá 9.000 m2 y contará con un auditorio y salas para exposiciones temporales.

Un museo que quiere recuperar un espacio para la cultura y que «va a dinamizar la ciudad», dijo, también desde el punto de vista económico y del empleo, pues se convertirá en un importante reclamo turístico, conectado al resto de Andalucía.

La consejera reconoció que el proyecto ganador conserva poco de la cárcel -«es bastante nuevo y arriesgado», dijo-, si bien reiteró que se trata de un proyecto básico que puede sufrir cambios, al tiempo que agradeció la disponibilidad del jurado y tuvo una mención especial para Rafael Moneo.

El arquitecto explicó que viendo los proyectos del concurso llegó a la conclusión de que «la utilización de los espacios de la cárcel para albergar las obras de arte no era lo ni lo más aconsejable ni lo más positivo para la ciudad». «De ahí que al final lo hayamos dejado de forma testimonial», dijo.

La consejera Calvo aprovechó también para animar al Ministerio de Cultura a que participe en la financiación -mostró una carta del secretario de Estado que expresaba su disposición cuando hubiera proyecto- y para solicitar al de Hacienda, propietario del solar y de la cárcel, a que lo ceda cuanto antes para hacer los estudios arqueológicos. En cuanto al convenio firmado en 2001, explicó que estudiarán la propuesta de prórroga enviada después de que el Ministerio desconvocara hace poco la reunión para proceder a su firma.